lunes, 15 de octubre de 2012

Fisac dice 'No' a las individualidades, 'Sí' al trabajo



El de ayer fue un partido extraño para el aficionado.

El Baloncesto Fuenlabrada sabía que no podía plantar cara al Real Madrid si jugaba de tú a tú. Por eso, Fisac planteó un partido lento, trabado, incómodo en defensa para los madridistas.

El quinteto inicial fue muy inusual: Cortaberría, Feldeine, Vega, Mainoldi y Sené. Una media de altura de 2,02 metros. ¡Casi nada!

El juego inicial fue muy lento, con la variante de Javi como alero se obstaculizó bastante el ataque de un Real Madrid que para más inri salió con algunos jugadores no habituales en su quinteto titular dado el cansancio acumulado tras una serie de viajes y partidos más sobrecargada de lo habitual.

Y de esta manera, aunque en ataque no se encontraban demasiadas opciones de agujerear la defensa del Real Madrid (Rudy volvió a demostrar que por muy grande que sea su defendido sabe incordiar y hacer que no entre en el juego), el Real Madrid también se atascó y se llegó con igualdad al final del primer cuarto: 14-14, juego no demasiado bonito pero marcador precioso para el Fuenla.

Una imagen poco habitual - Fran Martínez / Fuenlafreak.com

Después salió Llull, el equipo blanco empezó a correr, Felipe a carburar y Feldeine intentó todo y todo le salió mal. Aún así, nuestro neoyorquino no se rinde. Tras un partido para olvidar en el partido que más ilusión le hacía jugar dijo en su twitter: "Esto sólo me va a hacer trabajar más duro. Fue un gran primer test para mi".

La diferencia entre el Fuenla de ayer y el de otras veces es que tras el primer estirón del Real Madrid, el equipo no dio sensación de poder hacer algo más. El juego siguió siendo el mismo que en la primera parte, aunque los blancos consiguieron desbordar la contención de sus vecinos.

En ataque Cortaberría dirigía los ataques, pero sin la magia de Colom no se conseguía penetrar en las líneas locales. Colom estuvo en el banquillo 35 minutos. Una eternidad en la que sus compañeros de silla miraban el partido, pero él miraba a Fisac y Fisac lo miraba a él. Una conversación mantenida mientras que el Fuenla iba perdiendo su partido. Era una inversión de futuro, esperamos ver los frutos pronto.

"A veces la individualidades nos cuestan trabajo. Y ese trabajo tiene que consistir en el día a día", dijo Porfi al terminar el partido. Quizás iban por ahí los tiros de la charla que mantuvieron Fisac y Quino:

Charla durante el partido - Fran Martínez / Fuenlafreak.com

Por lo demás, cabe destacar la mejoría de Chuck Garcia. No es que hiciera un partidazo, pero se mantuvo en cancha sin problemas de faltas, lo que ya es un logro. Esperemos que los árbitros se acostumbran pronto a su forma de ser y comprendan que sus constantes gritos durante los partidos no van dirigidos a ellos, sino que es una forma de comunicarse con sus compañeros y de ir liberando la tensión que acumula en sus minutos de juego.

Esta vez, los pasos señalados a nuestros jugadores fueron el principal aspecto negativo en cuanto al arbitraje.Nuestro novato americano cayó en las redes del entramado arbitral y cada penetración intentando desbordar a su par acabó siendo pasos. Lo mismo para Feldeine. Este año el listón está muy bajo tanto para las faltas como para este tipo de infracciones. No es una crítica, pero hay que adaptarse rápido para que no se convierta en una rémora.

Otro aspecto bueno del choque fue el ver a un Mainoldi muy efectivo. Catorce puntos, siete rebotes, 21 de valoración. Leo vuelve a recuperar su mejor nivel técnico y físico, lo que le permite tener más presencia en la pintura. Le falta algo de chispa, pero se le espera para los partidos que se avecinan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Licencia de Creative Commons
Fuenlafreak.com by Fran Martínez y Lydia Calvo is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en http://www.fuenlafreak.com.
Puede hallar permisos más allá de los concedidos con esta licencia en http://www.fuenlafreak.com